0

Al menos una vez en la vida hay que visitar una bodega

Plantar un árbol, tener un hijo, escribir un libro y, está claro, visitar una bodega es una de esas cosas que uno no se puede perder. El vino es una de nuestras bebidas tradicionales y, si eres español o de alguna región vinícola del mundo, resulta muy interesante aprender a catar vinos, pero también observar de cerca su elaboración.

Nuestros viajeros han recomendado algunas bodegas que puedes consultar aquí: Bodegas en mimaleta.com. Y nosotros nos hemos acercado a unas no muy conocidas, pero que son particularmente especiales porque han aprovechado los espacios de lo que en el siglo XV fue un convento franciscano, para establecer la bodega. Están ubicadas en Colmenar de Oreja, muy cerca de Madrid.

barriles Al menos una vez en la vida hay que visitar una bodega

El convento fue comprado por Florentino Mingo en 1898, pero no tuvo actividad como bodega hasta que, tras la Guerra Civil, Jesús Díaz (marido de la nieta de Florentino) tomó el mando. De ahí viene el nombre de este negocio: Bodegas Jesús Díaz.

A día de hoy lo más impresionante para el visitante es la cueva excavada a mano por los frailes, que se encuentra a siete metros bajo tierra. En el siglo XV esta cueva era utilizada como almacén y, ahora, gracias a su temperatura apenas variable, se utiliza para el reposo de las barricas y para que las botellas de vino espumoso realicen su segunda fermentación y así conseguir un brut natural de la mejor calidad.

escaleras bodega Al menos una vez en la vida hay que visitar una bodega

Otra de las curiosidades de esta bodega es que aún conserva los métodos que han utilizado para la elaboración del vino desde que se estableció hasta la actualidad. Por esta razón, durante la visita se pueden ver depósitos de cemento o de acero inoxidable, pero también 17 de las tradicionales tinajas de barro, que fueron fabricadas en Colmenar de Oreja y compradas por don Florentino Mingo en su día, ya que se conservan intactas, aunque interiormente las han revestido con resina epoxi y fibra de vidrio.

botellas bodega Al menos una vez en la vida hay que visitar una bodega

Y ésta ha sido nuestra recomendación, si aún no has visitado nunca una bodega y quieres tachar este punto de tu lista de obligaciones vitales. Las opciones son muchas en España, sólo tienes que buscarlas.

Descubre Madrid en mimaleta.com

tt twitter Al menos una vez en la vida hay que visitar una bodega tt delicious Al menos una vez en la vida hay que visitar una bodega tt digg Al menos una vez en la vida hay que visitar una bodega tt facebook Al menos una vez en la vida hay que visitar una bodega tt technorati Al menos una vez en la vida hay que visitar una bodega